Lunes, 01 de Marzo de 2010
Imprimir

«Soy una persona con una necesidad grande de sorprender y sorprenderme»

Luz Casal, cantante

Luz Casal

Luz es una gallega reciclada en Asturias que siempre tuvo claro lo de cantar ante un público, casi siempre entregado. Siendo muy niña ya actuaba encima de cualquier mesa o silla para alegría de sus tías, aunque –dicen los que la contemplaban– siempre se iba corriendo antes de escuchar el aplauso.

1. Luz, ¿la Pasión de tu último disco es la pasión que sientes por la vida? ¿Qué es para ti la vida, vivir...
L.C. El título del disco, “La Pasión”, es la consecuencia de un estilo de canción, donde los sentimientos se expresan de manera muy intensa y carnal. Para mí la vida es una aventura siempre. Cantar, componer canciones, escribir, es una forma de vivir varias vidas a la vez.

«Para mí la vida es una aventura siempre. Cantar, componer canciones, escribir, es una forma de vivir varias vidas a la vez».

2. Este verano va a ser difícil verte por aquí y fácil verte por allí: Francia, Grecia, Turquía…?
L.C. No te creas, lo que ocurre es que yo trabajo todo el año. Haremos este año conciertos en bastantes países, incluido España.
Tras unos años en que formó parte de un grupo de rock que versionaba grandes éxitos, Luz puso rumbo a Madrid. En 1980 firma contrato con una multinacional y publica su primer sencillo, “El Ascensor”. Ella dijo en su momento que el aire reggae de la canción era un tímido homenaje a Bob Marley. Inglaterra, Holanda, Francia y Alemania son los países que visita en esos primeros años de su carrera en busca de conciertos y festivales musicales. Comienza a trabajar con Carlos Narea. En el otoño de ese mismo año firma contrato con Zafiro, y participa en la grabación del disco en directo del grupo Leño.

3. Eres una mujer de muchos registros musicales y parece que te sientes bien en cada uno de ellos, pero ¿hay alguno con el que te identificas más? ¿Qué canta Luz en la ducha? ¿o depende de cómo te levantes?
L.C. Soy una persona que ama la música, con una necesidad  grande de sorprender y sorprenderme. Por lo general, canto melodías que o son nuevas o no sé identificarlas.

Inicia una carrera musical cuyo mayor éxito comercial llega en 1991. Canciones como “Te dejé marchar”, “Loca”, “El tren”, “Una señal” y sobre todo “No me importa nada”, convertido en uno de sus más importantes triunfos, la convierten en la solista nacional por excelencia. Actuaciones en todo el mundo, en Europa y sobre todo en Francia –su segundo hogar–, donde ha sido reconocida y condecorada en noviembre del año pasado, Grecia en verano, con dos conciertos en la histórica Acrópolis y Turquía, donde es número 1 en ventas en este pasado 2009, le ofrecen nuevos escenarios y un público que, como cuando cantaba ante las amigas de sus tías, está absolutamente entregado. Luz es, sin ninguna duda, nuestra artista más reconocida, premiada y admirada, dentro y fuera de España.

4. ¿Has trabajado alguna vez con algún músico que tuviera una discapacidad física?
L.C. Sí, y fue una experiencia muy gratificante.

«Soy feliz con poco... Un libro, una pieza musical, un avance científico que ayude a la humanidad. Respecto a las emociones, ahí hay un campo mucho más amplio todavía».

5. ¿Cómo percibes ese mundo de la discapacidad desde tu sensibilidad?
L.C. Creo que cuando tienes una discapacidad te conviertes en una persona más integra.

6. Pasaste por un episodio de una enfermedad muy concreta, luchaste contra ella y has salido muy bien. ¿Qué aprendiste en ese proceso?
L.C. Que el cariño que te dan los tuyos y la determinación con la que te enfrentes al problema son dos aspectos que influyeron de manera relevante. Creo que comprendo mejor a la gente que sufre.

Luz sigue siendo una mujer discreta, alegre, artista y con una enorme proyección nacional e internacional. Es Premio Ondas a la mejor canción de 1999 y Premio Ondas a la Mejor Cantante Solista en 2000…

7. La solidaridad es una adecuación interna de corresponsabilidad con el ser humano. Luz ha intervenido en un montón de festivales, encuentros y manifestaciones de solidaridad. ¿Lo haces valorando cada caso y sus protagonistas o tienes una relación especial con las convocatorias?
L.C. Cuando decido colaborar, quiero que mi esfuerzo vaya directamente al necesitado.

Luz Casal ha alcanzado el disco de Platino en Francia, además de conseguir el Disco de Oro en España, por las ventas de ‘La Pasión’ (EMI Music), su último álbum, en el que realiza un recorrido por clásicos de la música hispanoamericana. La cantante lleva vendidos más de 150.000 ejemplares de este trabajo a nivel internacional. Tras recibir la Medalla de las Artes y las Letras en Francia, Luz Casal comienza el día 15 de enero en Elda su gira española, con la que recorrerá más de treinta ciudades como Roquetas de Mar, Palma de Mallorca, Valladolid, Córdoba o Málaga.

8. ¿Cómo quieres que sea este año 10, 2010...?
L.C. Mejor, más justo.

9. ¿Tienes idea de cuál va a ser tu próximo disco, qué tipo de música te apetece, con qué músicos, dónde grabar...?
L.C. Lo mismo, en vez de un disco, hago un libro…

10. ¿Qué te hace feliz, qué te emociona, qué es necesario para vivir tu vida de cada día?
L.C. Soy feliz con poco... Un libro, una pieza musical, un avance científico que ayude a la humanidad. Respecto a las emociones, ahí hay un campo mucho más amplio todavía.

Ya en primavera volverá a Francia para actuar en el Teatro Olimpia de París. En verano la gira recalará en algunas de las principales ciudades europeas, con una parada en el Festival de Jazz de Estambul. ‘La Pasión’, que saldrá a la venta en EEUU en 2010 con el prestigioso sello Blue Note, también llevará a Luz Casal a Montreal, Guadalupe o la Isla de la Martinica. El disco está producido por Renaud Letang y cuenta con los arreglos de Eumir Deodato, que trabajó con Sinatra, Björk o K. d. Lang.

11. ¿El disco es un homenaje o un remake...?
L.C. No se trata de coger viejas canciones, darles un meneo y convertirlas en otra canción. Eso no es un homenaje. El homenaje consiste en cantar esas canciones que eran muy buenas, por eso han durado, con nuestra experiencia pero situándonos en ese ambiente, en su esencia. El disco es tan clásico que es moderno.